La escasa fiabilidad de la red ferroviaria rusa empuja a los transportistas al camión

Al igual que en Europa se enfrentan las modalidades de ferrocarril y carretera, con los consiguientes debates sobre la competitividad del ferrocarril, Rusia se enfrenta a problemas similares. Una reciente conferencia sobre el tema suscitó un llamamiento del sector al Gobierno. El sector ruso del transporte ferroviario de mercancías protesta por el orden de prioridades de la red rusa, en la que el transporte de mercancías ocupa el último lugar.

En una conferencia sobre el ferrocarril frente a la carretera, celebrada en Moscú el 23 de mayo, se plantearon las siguientes preguntas: «¿Quién gana y por qué?» y «¿Qué debe hacer un cargador en condiciones de competencia entre modalidades de transporte?».

La conferencia, a la que asistieron cargadores, operadores, empresas de logística y analistas, elaboró una carta conjunta al Gobierno. Las partes implicadas sostienen que, a diferencia de Europa, los precios del ferrocarril no son tanto el problema. Más bien, es la fiabilidad y puntualidad del ferrocarril lo que hace que ceda ante los camiones. Entre otras cosas, el sector del transporte de mercancías por ferrocarril protesta por su última posición en la lista de prioridades de la red ferroviaria rusa.

Cambio modal inverso en Rusia

Los asistentes, según la carta conjunta, constataron que un subconjunto concreto de mercancías está experimentando un cambio modal inverso. Los productos refractarios, la chatarra ferrosa, el azúcar, los fundentes, el cemento, los vehículos de ruedas y orugas y los equipos de construcción de maquinaria llegan más a menudo a su destino en camiones. Si la cuota de mercado del ferrocarril se hubiera mantenido igual que hace diez años, estaría transportando 17 millones de toneladas más de mercancías al año.

Además, la distancia importa en Rusia. Los camiones compiten fuertemente con los trenes en las entregas de media distancia, hasta 2.000 kilómetros. Sin embargo, la carta conjunta señala que los camiones son cada vez más populares también hasta los 5.000 kilómetros.

La conclusión -quizá notable- de los asistentes a la conferencia es que el precio del ferrocarril no importa tanto para el cambio modal inverso observado. En cambio, es la fiabilidad de la red ferroviaria rusa lo que está haciendo que los clientes reconsideren su modo de transporte. Las mercancías no siempre pueden enviarse por ferrocarril, y su puntualidad es deficiente.

¿Qué propone el transporte ferroviario de mercancías ruso?

En primer lugar, el sector quiere una «garantía de aceptación de la carga para su transporte». Quiere conseguirlo no «teniendo en cuenta la prioridad de las normas de acceso no discriminatorio», que es la lista que determina qué trenes tienen prioridad en la red rusa. El transporte ferroviario de mercancías ocupa el último lugar de la lista rusa.

Además, el sector reclama una bajada de las tarifas. Se supone que esa disminución beneficiará, por ejemplo, al transporte de chatarra ferrosa, del que se ha producido un gran trasvase modal inverso.

Además, el retorno de los vagones vacíos debería basarse en las «necesidades y capacidades técnicas» de los cargadores y no de los transportistas. El sector también quiere mejores plataformas de información para que los cargadores entiendan mejor las opciones de transporte. También pide más libertad en los métodos de sujeción y precintado y que se restablezca la responsabilidad de los transportistas frente a los clientes.

Lea también:

Este artículo ha sido traducido automáticamente del original en inglés al español.

¿Quiere leer el artículo completo?

¿Ya es miembro?

Log in

¿Tiene preguntas? Llame a nuestro servicio de atención al cliente al +31(0)10 280 1000 o consulte las FAQ.

 

Autor/a Dennis van der Laan

Fuente: RailFreight.com