Conozca el enganche automático que revolucionará el transporte de mercancías por ferrocarril en Europa

Se ha seleccionado el futuro diseño de acoplamiento automático digital (DAC) para toda Europa. El diseño de cabeza de enganche estándar que ha prevalecido sobre otros prototipos es el tipo Scharfenberg. Esta decisión es un hito en el proceso que, durante las próximas fases, conducirá a la transformación de los procesos de acoplamiento en el transporte ferroviario de mercancías europeo.

La decisión por este prototipo concreto fue tomada por el Consejo de Supervisión del Programa Europeo de Entrega de DAC el 21 de septiembre, tras meses de pruebas de diversas versiones de acoplamiento. El sector tuvo que ponerse de acuerdo sobre un diseño de acoplamiento que cumpliera los requisitos de todos. Las campañas de pruebas afectaron a los prototipos de dos diseños de tipo Scharfenberg y uno de tipo Schwab presentados por los fabricantes participantes Dellner Couplers AB, J.M.

Próxima fase

En la próxima fase, los fabricantes presentarán soluciones específicas para cubrir los demás requisitos del DAC. También se determinarán los costes del ciclo de vida del DAC.

Los tres fabricantes que participan en el actual programa de pruebas son competentes en acopladores de tipo pestillo y pueden impulsar el desarrollo posterior. Más fabricantes se unirán al proceso en las próximas fases, todo ello con el objetivo de establecer la norma DAC a escala europea y permitir la introducción del DAC en Europa.

La revolución del ferrocarril

Dado que el acoplamiento/desacoplamiento es uno de los dos procedimientos principales en las operaciones ferroviarias (montaje y conducción de trenes), su automatización es de suma importancia. Europa va a la zaga del resto del mundo en este aspecto, ya que es el último continente que utiliza enganches manuales estándar. El sector propone desplegar plenamente la tecnología DAC a más tardar hasta 2030.

Esto mejorará significativamente la competitividad de las operaciones del sector ferroviario. Proporcionará electricidad y allanará el camino para las pruebas de frenado automatizadas y los frenos electroneumáticos. Además, permitirá comprobar la coherencia de los trenes, requisito previo infraestructural necesario para la introducción del ERTMS de nivel 3.

Lea también:

El acoplamiento automático digital, prioridad en la agenda europea

Este artículo ha sido traducido automáticamente del original en inglés al español.

Autor/a Majorie van Leijen

Fuente: RailFreight.com