Aerial picture of the Rastatt tunnel on 17-8-17. Photo credit: Benedikt Spether

El incidente de Rastatt: lecciones aprendidas y medidas a adoptar

El Comité Ejecutivo y el Consejo de Administración del corredor ferroviario Rin-Alpes se reunieron el miércoles en Milán (Italia) para analizar las consecuencias de la interrupción de siete semanas de la línea Karsruhe-Basilea (Alemania). Se debatieron las lecciones aprendidas y se sugirieron medidas para evitar que se repita un desastre de esta magnitud.

La línea Karlsruhe-Basilea se encuentra en un corredor que conecta Rotterdam (Países Bajos) con Génova (Italia). El tramo alemán fue testigo del paso de 55.000 trenes de mercancías en 2016, con una tasa de crecimiento del 2,2%. Durante las siete semanas de interrupción, este tráfico se vio muy afectado, ya que el 35% no pudo atravesar los Alpes suizos.

Lecciones aprendidas

El incidente de Rastatt ha dejado claro que las alternativas para el tráfico ferroviario de mercancías en este corredor no son suficientes en la actualidad. Aunque DB Netze y los administradores de infraestructuras de los países vecinos facilitaron rutas de desvío, la capacidad de estas rutas era limitada y la interoperabilidad resultó ser un obstáculo importante. Muchas locomotoras no estaban equipadas para operar en la red ferroviaria de los países vecinos y no se disponía de maquinistas con los conocimientos lingüísticos y técnicos necesarios para operar un tren en otro país.

El Consejo Ejecutivo reafirmó que el incidente debe servir de lección para mejorar la gestión y la reorientación del tráfico de mercancías en caso de perturbaciones importantes, con el fin de encontrar soluciones que permitan una mayor resistencia del transporte ferroviario de mercancías y una mayor disponibilidad de capacidad alternativa en caso de incidentes similares.

Medidas adoptadas

El Consejo de Administración se ha comprometido a realizar una encuesta entre los operadores ferroviarios afectados, analizando el impacto y la gestión del incidente de Rastatt. La encuesta se ha iniciado hoy. DB Netze hizo varias recomendaciones, entre ellas la implantación de una segunda lengua operativa y la armonización de las normas operativas y las condiciones de autorización para mejorar la interoperabilidad. También propuso aumentar la capacidad de las líneas de desvío mejorando la infraestructura, y abogó por una mejor cooperación y gestión de las partes implicadas.

Hupac, uno de los principales transportistas de mercancías del corredor, precisó que era necesaria una mejora de la línea del Rin entre Wörth y Estrasburgo, en forma de doble vía electrificada, para mejorar la capacidad de las rutas de desvío. Como medida de contingencia, propuso permitir prioritariamente el funcionamiento a baja velocidad en vía única para el tráfico de mercancías, así como la atribución de una parte de las escasas franjas ferroviarias.

Fiabilidad

Una cuestión que sigue sin respuesta a día de hoy es si se puede compensar al sector por las enormes pérdidas sufridas y, lo que es más importante, a quién hay que responsabilizar de ellas. Las asociaciones ferroviarias y logísticas afectadas abordaron la cuestión en una carta abierta dirigida a la Comisión Europea a principios de mes, en la que afirmaban que «las autoridades alemanas deberían aclarar lo antes posible la cuestión de la responsabilidad en torno a la catástrofe de Rastatt». No ha habido respuesta.

La cuestión de la responsabilidad también desempeña un papel en el desarrollo de medidas preventivas, comentó una fuente presente en la reunión. Aunque en general las partes están de acuerdo en las medidas que deben tomarse para evitar que vuelva a ocurrir una catástrofe de esta magnitud, actualmente no está claro cómo se contabilizarán estas medidas, explicó.

Más información:

Este artículo ha sido traducido automáticamente del original en inglés al español.

Autor/a Majorie van Leijen

Fuente: RailFreight.com