Driver and colleague in the cab of railway engine

Se proponen requisitos lingüísticos alternativos para los maquinistas

La Comisión Europea (CE) ha propuesto proyectos piloto para probar medios alternativos que garanticen una comunicación eficaz durante las operaciones ferroviarias. En caso de desvío, los maquinistas elegibles pueden no estar presentes, lo que provoca la cancelación del tren. Esto ocurrió durante la interrupción de la línea entre Rastatt y Karlsruhe el año pasado.

Actualmente, la legislación europea establece que los maquinistas deben poseer un nivel B1 de competencia lingüística en todos los países en los que conducen un tren. Esto significa que los maquinistas sólo pueden conducir en determinadas rutas. Para mejorar la situación, la CE ha redactado la modificación del Anexo VI de la Directiva sobre conductores de trenes, invitando al público a dar su opinión en las próximas cuatro semanas. El grupo de presión ERFA aboga por un planteamiento sencillo y pragmático que, en última instancia, elimine la necesidad de que los maquinistas tengan que cursar el B1.

Nuevos requisitos

«Es necesario explorar opciones alternativas a los actuales requisitos lingüísticos que permitan una mayor flexibilidad, pero que garanticen un nivel de seguridad equivalente al de los requisitos actuales. Esas opciones podrían consistir en requisitos lingüísticos más específicos (es decir, centrados en la terminología específica del ferrocarril), o en un nivel lingüístico general más bajo combinado con medios alternativos para apoyar una comunicación eficaz. Deberían garantizar una comunicación activa y eficaz en situaciones rutinarias, degradadas y de emergencia», escribe la CE en su propuesta.

Para ello, la CE propone que las empresas ferroviarias, en colaboración con los administradores de infraestructuras, puedan llevar a cabo proyectos piloto para probar medios alternativos que garanticen una comunicación eficaz durante las operaciones ferroviarias. «Es necesario probar los medios alternativos en las operaciones cotidianas. Por lo tanto, el impacto de esas opciones alternativas debe examinarse en condiciones reales en el marco de proyectos piloto», declaró la CE.

El modelo suizo

La ERFA sugiere llevar a cabo un proyecto piloto siguiendo el modelo suizo. «El requisito lingüístico es A1+, el sistema funciona y las cuestiones de seguridad se gestionan de forma inteligente. Lo que es bueno para Suiza podría serlo para otros países. Hay que aplicar las lecciones aprendidas en los ensayos en las fronteras y luego ampliarlas a los corredores», afirma.

Además, sugiere elaborar un glosario de órdenes clave que puedan utilizar tanto los señalizadores como los conductores, por ejemplo, en caso de necesidad de una acción evasiva urgente. A más largo plazo, ERFA insta a erradicar los requisitos del idioma B1 y a cambiar al inglés como lengua común en todas las redes ferroviarias. «Reconocemos que se trata de un objetivo a largo plazo, pero el trabajo de desarrollo de este proyecto debería comenzar ya para que todas las partes del ferrocarril puedan considerar la contratación de personal con conocimientos de inglés. Ellos serán los maquinistas y señalistas dentro de diez años».

Dos fases

Según el proyecto de enmienda, los pilotos podrán llevarse a cabo en dos fases. En la primera, los maquinistas podrán probarse adquiriendo competencias alternativas, pero cumpliendo los requisitos vigentes. Si se demuestra que las competencias alternativas complementan eficazmente las competencias lingüísticas del maquinista, se pasará a la segunda fase, en la que los maquinistas serán contratados sin los requisitos lingüísticos actuales.

Las empresas ferroviarias y los administradores de infraestructuras que deseen llevar a cabo proyectos piloto deberán presentar conjuntamente su propuesta a la CE, que a su vez consultará a la Agencia Ferroviaria de la Unión Europea (AFE) y a las autoridades nacionales de seguridad. Hasta el 20 de julio de 2018 se pueden enviar comentarios sobre el proyecto de modificación.

Este artículo ha sido traducido automáticamente del original en inglés al español.

Autor/a Majorie van Leijen

Fuente: RailFreight.com