El gigante europeo de la minería busca opciones para conseguir más capacidad ferroviaria

LKAB, la mayor empresa minera de Suecia (y de Europa), depende en gran medida del transporte de mercancías por ferrocarril a lo largo de la Iron Ore Line, que conecta el puerto sueco de Luleå con el noruego de Narvik. Sin embargo, la empresa necesita urgentemente capacidad adicional, y ahora está considerando la opción de comprar autobuses para suprimir los trenes de pasajeros en algunos tramos de la Iron Ore Line.

En abril ya se insinuó esta iniciativa, y ahora parece que las cosas avanzan. «LKAB está manteniendo conversaciones con los operadores de trenes de pasajeros sobre esta solución», declaró un portavoz de la empresa a RailFreight.com. LKAB trata ahora de determinar qué tramos de la línea Iron Ore y qué periodos serían los más adecuados para la iniciativa, pero aún no se ha fijado un calendario.

La falta de capacidad a lo largo de la Línea de Mineral de Hierro, también conocida como Malmbanan, está teniendo un impacto significativo en el negocio de LKAB. La empresa se está planteando incluso cerrar una de sus instalaciones, ya sea en Kiruna o en Svappavaara, con cientos de puestos de trabajo en peligro. La situación de este ferrocarril se complicó aún más con dos descarrilamientos, que interrumpieron el tráfico ferroviario de mercancías durante casi tres meses entre diciembre y febrero. En un tono más optimista, el gobierno sueco decidió recientemente dar prioridad y preparar mejoras que aumenten la capacidad de la línea de mineral de hierro.

Lea también:

Este artículo ha sido traducido automáticamente del original en inglés al español.

Autor/a Marco Raimondi

Fuente: RailFreight.com