Lineas freight train. Photo credit: Rob Dammers

Lineas planea una expansión masiva de su flota internacional

Lineas tiene previsto aumentar su actual plantilla de 225 maquinistas internacionales con cincuenta más, a los que se sumarán otros cien cada año. La ampliación responde a su ambición de transformarse de operador local en operador internacional de transporte de mercancías por ferrocarril. El trabajo de maquinista internacional es difícil, sobre todo en Europa, donde existen diversos sistemas de trenes, vías y señalización. La disponibilidad de maquinistas internacionales bien formados suele ser un cuello de botella para las empresas, explica Lineas.

El gobierno flamenco ha apoyado a la empresa con un fondo de 913.000 euros, reconociendo la importancia de un sector ferroviario competitivo. La empresa se embarcará en un programa de dos años para contratar y desarrollar las competencias de los maquinistas internacionales de trenes de mercancías. Los maquinistas internacionales deben ser independientes, responsables, disciplinados, flexibles, técnicos, tener buenos conocimientos de idiomas y, además, sentir pasión por los trenes», resume Lineas.

Un trabajo difícil

Contratar maquinistas es un trabajo difícil en sí mismo, explica un portavoz de la empresa. «Hay mucha demanda, los criterios de selección son elevados y muchos candidatos abandonan a lo largo del proceso. Para convertirse en maquinista internacional se requiere una formación adicional. Los conocimientos sobre distintos tipos de infraestructuras, líneas ferroviarias, sistemas de seguridad y locomotoras son imprescindibles. Y luego está el requisito lingüístico: para cada país atravesado, el maquinista debe poseer un conocimiento básico de la lengua nativa. Un maquinista que conduzca un tren desde Flandes, pasando por Valonia, hasta Alemania debe hablar neerlandés, francés y alemán».

Como consecuencia, Lineas está obligada a invertir mucho tiempo y energía en ampliar la capacidad de su flota si quiere soportar su propia velocidad de crecimiento. «Por ejemplo, estamos ampliando nuestra red Green Xpress. El mes pasado lanzamos el servicio a dos destinos adicionales: Welz y Graz, en Austria. Normalmente, un tren Xpress transita dos o tres veces por semana, pero queremos que sean cinco. Esto significa que necesitamos muchos maquinistas».

Formación

Los maquinistas son acompañados regularmente por instructores durante el viaje. El instructor observa las cualidades del maquinista y le corrige cuando es necesario. Si es necesario, se desarrolla un curso de formación personal para mejorar las aptitudes del conductor, explica Lineas.

La empresa tiene su propio instituto educativo, la Academia Lineas. En ella, los conductores pueden seguir cursos para mejorar sus conocimientos o adquirir nuevas competencias en materia de certificación, redes ferroviarias o idiomas extranjeros. «Invertimos mucho en el desarrollo de una plataforma de aprendizaje electrónico, que permite a los maquinistas seguir el curso en casa o, por ejemplo, durante los turnos de espera. También tenemos previsto invertir en la «gamificación» de nuestros cursos para hacer más atractivo el aprendizaje.»

Fondo flamenco

El fondo del gobierno flamenco se dedicará a un proyecto de formación y contratación de dos años. «El Gobierno aporta este fondo para reforzar la posición del transporte de mercancías por ferrocarril frente al transporte por carretera. Pero también reconoce el papel potencial de Lineas como creciente actor logístico europeo. Al fin y al cabo, una red ferroviaria competitiva estimula la economía flamenca y aporta una solución al cuello de botella del tráfico en Flandes, en particular en Amberes», concluye Lineas.

Más información:

Lineas inaugura la nueva línea intermodal de mercancías Amberes-Wels-Graz

Este artículo ha sido traducido automáticamente del original en inglés al español.

Autor/a Majorie van Leijen

Fuente: RailFreight.com